CLOSE
Follow 🔥
¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

¿Qué es la ortorexia y cómo saber si la sufres?

Los ortoréxicos suelen controlar su ingesta de alimentos hasta el extremo. Fotografía: One Green Planet
Words mor.bo

Una alimentación sana puede conducir a importantes mejoras en la salud y el bienestar. Sin embargo, para algunas personas, el enfoque en la alimentación saludable puede volverse obsesivo y convertirse en un trastorno alimentario conocido como ortorexia u ortorexia nerviosa, que implica una obsesión malsana por una alimentación saludable.

A diferencia de otros trastornos alimentarios, la ortorexia gira principalmente en torno a la calidad de los alimentos, no a la cantidad, y a diferencia de la anorexia o la bulimia, las personas con ortorexia rara vez se centran en perder peso; en cambio, tienen una fijación extrema con la “pureza” de sus alimentos, así como una obsesión con los beneficios de una alimentación saludable.

¿Cómo surgió la ortorexia?

Los ortoréxicos son controladores con su comida. Fotografía: Rosario3
Los ortoréxicos son controladores con su comida. Fotografía: Rosario3

Como condición, la ortorexia tiene una historia algo zigzagueante. El término fue acuñado por Steven Bratman, entonces practicante de medicina alternativa, en un artículo de 1997 para Yoga Journal después de que se dio cuenta de que algunos de sus clientes, “habían reducido la dimensionalidad de sus vidas humanas al asignarles un significado y poder excesivos a lo que se metían en la boca”. La primera mención de la ortorexia en una revista médica se produjo en 2004, pero el término tardó otra década en entrar en el léxico popular. En 2014, la estrella de Instagram y blogger The Blonde Vegan (ahora llamada The Balanced Blonde, naturalmente) admitió ante sus 70.000 seguidores que la condición la llevó a “vivir en una burbuja de restricción”.

A pesar de la reciente atención de los medios de comunicación, la ortorexia no aparece en el Manual de Diagnóstico y Estadística de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-5), en gran medida porque no hay criterios diagnósticos singulares en los que los médicos estén de acuerdo. Peor aún, la afección a menudo se confunde con una mera alimentación saludable. Como señaló el mismo Bratman en un artículo del 2017, la distinción crucial que separa a los dos es un componente mental patológico, incluyendo “pensamiento obsesivo, comportamiento compulsivo, autocastigo y restricción creciente” que a menudo pueden ser ocultados del mundo exterior.

Con la anorexia, hay un límite a la recompensa cultural por adelgazar (como prueba de ello, fíjense qué tan rápido la cobertura en los tabloides de cualquier actriz de Hollywood puede ir desde “lo mejor que se ha visto” hasta “piel y huesos”). Pero como la ortorexia no se trata de adelgazar, las personas que la padecen no solo pueden parecer normales por fuera, sino también loables en el contexto cultural actual.

Además, pueden seguir cosechando recompensas financieras de los 3,7 billones de dólares de la industria del bienestar — incluidos los contratos de libros de seis cifras, ropa y alimentos gratuitos, y las oportunidades de patrocinio y respaldo que vienen con el aumento de la cobertura de Instagram — sin traicionar el hecho de que, en realidad, no están bien por dentro.

¿Cómo saber si la sufrimos?

Si bien mantener una vida saludable es excelente, hay que estar atentos a las señales de la ortorexia. Fotografía: Wenn
Si bien mantener una vida saludable es excelente, hay que estar atentos a las señales de la ortorexia. Fotografía: Wenn

La ortorexia se trata de un trastorno relativamente nuevo, que nace de varios factores entre los que destaca el actual estereotipo de belleza. “Las redes sociales y la imagen de cuerpos idealizados, de comida saludable, de cuerpos fit y la obsesión por el ejercicio, entre otras prácticas, ha devenido en la formación de este nuevo trastorno”, que afecta a adolescentes como a adultos y que “ha traspasado las redes sociales y es muy tratada hoy en día en los consultorios médicos”, afirma la licenciada en nutrición Agustina Murcho.

Aunque podemos comenzar una dieta simplemente con la intención de mejorar la salud, el enfoque de la ortorexia puede llegar a ser más extremo, y con el tiempo, las buenas intenciones pueden transformarse lentamente en una patología. La investigación sobre las causas precisas de la ortorexia es escasa, pero las tendencias obsesivo-compulsivas y los trastornos alimentarios anteriores o actuales son factores de riesgo conocidos, así como el perfeccionismo, la ansiedad o la necesidad de control. A continuación, algunas señales de que podrías estar sufriendo de esta condición.

  • Si tienes comportamientos compulsivos o preocupaciones mentales con opciones dietéticas que se cree que promueven una salud óptima
  • Si romper las reglas dietéticas autoimpuestas te causa ansiedad, vergüenza, miedo a las enfermedades, sentido de impureza o sensaciones físicas negativas
  • Si tienes restricciones dietéticas que aumentan con el tiempo y pueden incluir la eliminación de grupos de alimentos enteros y la adición de limpiezas, ayunos o ambos
  • Si presentas desnutrición, pérdida de peso severa u otras complicaciones médicas
  • Si tienes angustia personal o un funcionamiento social o académico difícil debido a creencias o conductas relacionadas con una alimentación saludable
  • Si tu imagen corporal, autoestima, la identidad o satisfacción dependen excesivamente del cumplimiento de las normas alimentarias que te impones

Estar atento a los alimentos que se comen y cómo afectan la salud es generalmente considerado como algo bueno. Sin embargo, para algunas personas, hay una fina línea entre una alimentación saludable y un trastorno alimentario. Si tu dieta saludable actual afecta negativamente tu salud, bienestar psicológico o vida social, es posible que tu enfoque en la salud se haya transformado en ortorexia. Este trastorno puede tener consecuencias potencialmente mortales y no debe tomarse a la ligera, así que te recomendamos que consultes tu régimen alimenticio lo antes posible con un médico, psicólogo o nutricionista.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • 4
    WTF!
  • Me confunde