¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con Salt Cathedral: “La música bailable tiene que ser interesante y alternativa y no tiene que ser homogénea”
Salt Cathedral. Fotografía: Instagram

Q&A con Salt Cathedral: “La música bailable tiene que ser interesante y alternativa y no tiene que ser homogénea”

Words Mirangie Alayon

Antes de convertirse en Salt Cathedral, Juliana Ronderos y Nicolás Losada crecieron en el mismo barrio de Bogotá, Colombia, pero se conocieron mientras estudiaban composición de jazz en el Berklee College of Music de Boston. Después de pasar algún tiempo en el grupo de math rock Il Albanico, con sede en Los Ángeles, se establecieron en Nueva York y formaron la agrupación de la que ahora forman parte hace unos ocho años, tomando su nombre de la famosa iglesia construida en una mina de sal colombiana.

Con tres EP a cuestas, Juli y Nico han crecido desde sus primeras influencias electrónicas y pop para darle paso a los ritmos que forman parte de la herencia latina que aún sienten en la comunidad jamaiquina y dominicana de Brooklyn en donde viven, llenando sus canciones de la vibra tropical de la costa colombiana, de dancehall, de reggaetón, de danza y sabrosura del barrio y de sábado por la noche. Han colaborado con Matisyahu, con Assassin, con el legandario Lee “Scratch” Perry y se han sumergido en el ritmo bounce de Big Freedia.

El próximo año lanzan su esperado disco debut, así que nos sentamos a conversar con ellos acerca de la evolución de su sonido, de viralizar el folklore latinoamericano, de cómo ponen a bailar a gente desde San Francisco a Tokio, de sus más recientes colaboraciones, y cuándo podremos verlos por este lado del continente.

“Bailar es increíble y hacer música para bailar es increíble, y toda Latinoamérica y todos los países lo han hecho y creo que sería muy importante que los grupos se arriesguen a hacer alternativas”.

En los últimos años se han lanzado a un universo sonoro más amplio tocando géneros como dancehall, reggae, reggaetón, e incluso ritmos de la costa colombiana. También han trabajado con gente de Jamaica como Lee “Scratch” Perry, y quería saber que los impulsó a esa evolución sonora.

Nico: Todo fue una curiosidad. Hemos trabajando en este proyecto a partir de pura curiosidad. Nos mudamos a Nueva York hace como seis años, vivimos en Brooklyn, en el Belt side, y como colombianos tenemos mucha afinidad con la música caribeña, y nos identificamos demasiado porque vivimos en un barrio jamaiquino y nos comenzamos a meter un poco más directo con el dancehall, el reggae, pero con una visión menos colombiana y más jamaiquina. Acá tenemos mucha interacción con personas de la escena caribeña y jamaiquina y con puertorriqueños y dominicanos.

Nos pareció tan interesante cómo se acoplaba a lo que queríamos seguir haciendo porque como que queríamos hacer un sonido más bailable, pero del lugar que viene más natural para nosotros. Siento que el dancehall era un vehículo mucho más natural para nosotros. Fuimos a Jamaica una semana, visitamos Kingston, conocimos un montón de gente allá, empezamos a hacer como un contacto y a meternos más en la escena, y conocimos a Lee “Scratch” Perry, y terminamos haciendo una canción con él. Todo comenzó como una curiosidad y a partir de hacer música más bailable que el reggaetón y el dancehall o la música isleña, tenía más sentido para nosotros.

No hace mucho vi en alguna parte que decían que consideraban Muévelo, una de sus canciones recientes, como una especie de estándar para el nuevo sonido latino, sin perder las raíces pero con un enfoque más global. ¿Cómo balanceamos esa visión más amplia, de lo que es la musica latina global, con un género urbano que es visto desde afuera como el estándar de lo que es “latino” hoy en día?

Nico: Lo único que podemos hacer para balancearlo es, primero, que haya más proyectos alternativos, que usen vehículos de baile… ¡es una muy buena pregunta! Uno, que haya más proyectos y que se monten a hacer música bailable. La música bailable tiene que ser interesante y alternativa y no tiene que ser homogénea, entonces yo creo que básicamente, los enfoques de los proyectos deben ser más hacer bailar a la gente y aprender ritmos y técnicas, y por ejemplo, las personas que comenzaron a hacer música o temas un poco más irreverentes y drásticas, lo han logrado.

Es eso, que la gente sepa hacer eso y que las plataformas de streaming, las editoriales, y los medios de comunicación que le apuesten un poco a lo diferente y no tanto al vertical modelo de “soy el niño bonito con un montón de tatuajes y voy a cantar acerca de x”, y repetir el mismo modelo, que está bien, y no lo estoy criticando, sino que simplemente hay que abrirle puertas a otras personas de diferentes sonidos, y que se acepten.

Lo que quiero dejar con todo esto es que bailar es increíble y hacer música para bailar es increíble, y toda Latinoamérica y todos los países lo han hecho y creo que sería muy importante que, primero, que los grupos se arriesguen a hacer alternativas para bailar y luego que personas como nosotros que no tenemos 14 millones de plays pero sabemos que habrá una personas en 14 o 15 años que en Bogotá o en Caracas o en Lima que de pronto lo logre por nosotros. Quizás un chico o chica que le guste esta actitud y la arrope y es bien pensar en haberle dejado ese camino para que haya más personas explorando estos géneros. Entonces, tal vez, nosotros no somos los que consiguen esa estrella pero claramente estamos dejando ese camino para que alguien lo alcance. 

Entre esos grupos como ustedes que andan haciendo cosas interesantes, ¿a quiénes nos recomiendan?

Nico Me gusta mucho Gustavo Botero, y me encanta mucho una mexicana que se llama Jackie Mendoza, y me encanta también Helado Negro, y me gusta todo lo que hacen los de la disquera ZZK, de Argentina, y hay un sin fin de gente que pudiera recomendar. 

¿Cómo se sienten ustedes como creadores y en esta escena global musical, donde la Internet hasta cierto punto, ha tomado el lugar de las disqueras, y donde todo es un poco más democrático?

Nico: Es verdad, pero yo creo que todavía existe una posición de fortaleza porque mucha gente habla de esta democracia digital, pero todavía las disqueras tienen algo que llamamos palanca con las plataformas de streaming y las plataformas digitales, así como con YouTube. Las disqueras tienen alianzas con las plataformas. Entonces, por ejemplo, pasa que cuando Taylor Swift saca algo, siempre se le da más prioridad a ella, y más cuando saca, por ejemplo, una canción nada más. Yo pienso que sí hay democracia, pero aun así las disqueras tienen como una alianza muy importante con todas las plataformas, y todavía es indiscutible la fortaleza de las disqueras. 

¿Qué cambiarías al respecto? 

Nico: Pues es que, yo no creo que nada en la vida es totalmente democrático, realmente, entonces es muy difícil porque hay muchas alianzas y conexiones y siempre habrá alguien que va a ayudar a una persona pero más a otra. Yo creo que lo mejor que ha pasado es que con el Internet ya hay la opción de que una personas que tenga mucho talento y que haga las cosas bien, va a poder hacer música por sí mismo.

Hablando un poco más de esto me encantaría que hubiesen más plataformas digitales, y de pronto me gustaría que le apostaran un poco más a otros proyectos, y a homogeneizar los estilos, esto sería como darle espacio a que a todos por igual. De todas formas hay como que viralizar las cosas y pegar números, pero también darles espacio y calificar a la música no tanto por hacer un hit o no, sino también como por su calidad, y su importancia cultural.

Hay mucha música en Latinoamérica que no se explota simplemente porque no va a pegar en la radio y esa música no se viraliza. Es como escuchar música folklórica que a nadie le importa, porque nadie lo va a poner en la radio y me encantaría que hubiera más curadores que pudieran elevar esa música y darle importancia, y para eso se debe homogeneizar y poner las plataformas al merced de la audiencia.

Salt Cathedral. Fotografía: Instagram
Salt Cathedral. Fotografía: Instagram

¿Qué tan importante es para ustedes seguir ahondando en sus raíces musicales como banda latina que vive en los Estados Unidos en un momento cuando los inmigrantes son persona non grata en cualquier lugar de ese país? 

Nico: Yo creo que lo único importante de esto para nosotros es dar un ejemplo y elevar cada proyecto, como, estar orgulloso y feliz y sin ser tan patrióticos sobre el asunto, porque cada vez que llegamos al nacionalismo hay una polarización del asunto. Yo creo que lo más importante es tratar de unir a la gente y cada vez que hacemos música tratamos de que la gente tenga un espacio donde puedan entrar las diferentes personas y nacionalidades. Yo creo que eso es lo más importante que nosotros podemos hacer.

Entonces, cada vez que nosotros tocamos en un lugar inclusivo, no solamente para Latinoamérica sino para todas las personas (y creo que eso es lo único que podemos hacer como banda, como artistas, como músicos) y simplemente dejar esa señal y no polarizarnos por las diferencias que tenemos. Está bien ser latino. Está bien ser americano. Está bien ser europeo, está bien ser ciertas personas y ser diferentes, pero a pesar de las diferencias, eso es lo que nos une y lo que nos desune. 

Justamente hablando de eso, ¿como está la movida de la escena latina en Nueva York, y en otras partes de Estados Unidos que hayan visitado y en otras partes del mundo como Europa, por ejemplo? ¿Cómo ha sido la recepción del público que tiene diferentes raíces y diferentes puntos de vista, cómo los han recibido? 

Nico: Afortunadamente, nosotros podemos hablar por nosotros solamente, porque a nosotros nos han recibido extremadamente bien. Cantando música en español hemos visto a latinos, a ingleses, americanos, y a todos les gusta nuestra música a donde vamos, en el Caribe y hasta en Japón, y eso nos ha abierto las puertas y afortunadamente nunca hemos tenido experiencias con racismo, no ha habido nada relacionado a eso y creo que simplemente porque el público para el que hemos tocado ha sido bastante abierto.

Sobre todo en Nueva York, en Los Ángeles y en San Francisco, que son como unas burbujas liberales, y creo que les da más orgullo vernos siendo latinos porque enorgullece más tener diversidad porque es el ejercicio práctico de sus ideales. Entonces, nosotros hemos sido muy afortunados, que nos han respetado demasiado y nos han valorado demasiado y nos han querido demasiado en todas partes del mundo. 

“Creo que lo más importante es tratar de unir a la gente y cada vez que hacemos música tratamos de que la gente tenga un espacio donde puedan entrar las diferentes personas y nacionalidades. Yo creo que eso es lo más importante que nosotros podemos hacer”.

Una de las cosas que más me gusta de la agrupación es su estética, que pienso que honra tradiciones sin quedarse en el pasado, y se siente muy actual, pues hay como una sensibilidad a la cultura pop de hoy en día. Por eso me gustaría hablar del video Tus Ojos, que tiene un estilo bastante Michel Gondry, absurdista y encantador, y en donde nos llevan de paseo por un dembow sintetizado exquisito. Cuéntennos de ese video.

Juli: Recluse es una productora que hace bastante vida con los artistas de aquí y en México y siempre andan como empujando un estilo así como que ‘qué bonito’ pero que tiene opciones y entonces la idea es, como Nico dice, que todo es un mercado y un reggaetón y en el género hay mucho de eso, entonces la canción era un poco llevarlos más allá de lo que dicen los ojos de alguien, a un universo sintetizado que nosotros queremos buscar y reflejar todos esos deseos que uno tiene y crear un mundo que no tiene tanta lógica o coherencia. La idea era tener una cosa un poco irreal y el video resalta eso, demuestra lo que es como perderse en lo anormal como en un cuadro y viendo un cuadro que no es normal y es nuevo. Y esa era la idea, como de hacer un video que tuviera una visión como de nivelar el género urbano. 

Hablando de colaboraciones, también quería hablar un poco de Go and Get It, esa collab que hicieron hace unos meses con Big Freedia y Jarina De Marco, que podríamos decir son dos artistas visionarias en sus estilos: Freedia es una pionera del bounce de New Orleans, y Jarina que en los últimos años ha estado haciendo lo suyo con su propio estilo de fusión global latina. Cuéntennos un poco e esa collab y cómo fue trabajar con ellas.

Juli: Bueno, esta colaboración fue algo que tomó años en formarse un poco, pues nosotros inspiramos a trabajar con quienes nos inspiran y conocimos a alguien que trabajaba con Big Freedia, así que inmediatamente le mandamos el mensaje de que nos gusta mucho el bounce y que tenemos mucha inspiración por esa cultura y que queríamos trabajar con ella, entonces nos dijeron, ‘vengan a Nueva Orleans’, y tomamos la propuesta.

Fuimos, grabamos con ella en el estudio e hicimos como unas tres canciones, y luego regresamos e inicialmente teníamos intenciones de hacer una producción que era muy bounce, y estaba muy dentro del estilo de bounce, y luego de lo que nos dimos cuenta fue que, como Salt Cathedral, nos estábamos apropiados del bounce como estilo propio, algo que no tenía mucho sentido porque no era nuestra identidad. Entonces terminamos haciendo como una canción de ella nada más pero con el tiempo las cosas fueron cambiando e hicimos como versiones y finalmente llegamos a la versión final, pero había como un espacio y decidimos traer a alguien más que tenga como el sabor y el carisma y el flow de un lugar distinto, así llegó Jarina de Marco.

Fue una cosa muy universal porque la canción es como del rebusque, del hustle, y entonces vimos todo lo que estaba haciendo Jarina y nos gustaba muchísimo y entonces la contactamos y grabó a los dos días. Quedó increíble y le quedaba perfecto a lo que queríamos hacer con ese tono global con un sonido medio funky, medio hip hop con la identidad del bounce y la identidad de Jarina. Así quedamos más tranquilos y pues nada, fue como una experiencia muy única, y de allí surgió el video, fue como una conexión. 

Ver esta publicación en Instagram

🙈🕹📀

Una publicación compartida por SALT CATHEDRAL (@saltcathedral) el

Tenemos un buen tiempo esperando el disco debut, pues ya tienen tres EP. ¿Qué nos pueden adelantar del proyecto?

Nico: El disco se va a llamar Carisma, va a salir el próximo año, y va a tener como el mismo estilo que habíamos hecho antes, y tenemos una colaboración con un cantante de soul que se llama Tuerquita y les traemos como música brasilera, y un poco de música colombiana. Antes pensamos sacar otra canción pero a mediados de marzo pensamos sacar el disco. 

¿Cuándo podemos esperarlos de gira por Latinoamérica?

Juli: ¡El próximo año! Apenas salga este disco que a mediados de marzo. La idea es hacer una gira tanto por Estados Unidos como por Latinoamérica durante el resto del año. ¡Nos vemos pronto!

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde