¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el fotoperiodista Hugh Kinsella: “El fotoperiodismo consiste en traducir la empatía e intentar inspirar”
Fotografía: Hugh Kinsella

Q&A con el fotoperiodista Hugh Kinsella: “El fotoperiodismo consiste en traducir la empatía e intentar inspirar”

Words Mirangie Alayon

El fotógrafo Hugh Kinsella Cunningham tiene 25 años de edad, y después de un breve paso por la universidad estudiando Literatura Inglesa, decidió un buen día dedicarse a contar historias a través de las imágenes. Desde el 2017 está trabajando en la República Democrática del Congo para vivir de cerca tanto los titulares como los hechos que no siempre llegan a la primera página: ha conocido jóvenes boxeadoras, comunidades, y sobre todo, ha vivido de cerca la crisis reciente del Ébola.

Para este fotoperiodista londinense, el país con una historia de traumas y conflictos recientes y actuales le brindó la oportunidad de destacar la resistencia y el poder que existe en su paisaje, y no las imágenes de lástima que la generación anterior de fotoperiodistas estableció como un cliché.

Inspirándose en los fotógrafos de moda, a diferencia de la mayoría de los fotoperiodistas, sus composiciones son reflexivas y poderosas, centrándose en retratos que transmiten emociones intensas. Aunque hermosas, son las intenciones de las imágenes las que realmente le permiten resonar como fotógrafo.

Recientemente conversamos con él para que nos contara sobre su trabajo, cómo el fotoperiodismo puede sobrevivir en la era de las redes sociales, y por qué la empatía es el arma más poderosa de alguien que quiera narrar una noticia a través de imágenes.

“Tienes que ser sincero en tu empatía y en tu deseo de informar y fotografiar, especialmente si trabajas con personas vulnerables en zonas de crisis. Todavía soy nuevo en la industria, pero tengo que esperar que mis imágenes destaquen por la emoción que hay detrás de ellas”.

Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella

¡Hola, Hugh! Es un placer hablar contigo. ¿Podrías hablarnos de ti y de cómo empezaste como fotoperiodista?

Llevo dos años trabajando de forma independiente, las primeras historias en las que trabajé fueron para la BBC y The Guardian, mirando a los jóvenes boxeadores de la República Democrática del Congo. Desde entonces me he dedicado a imágenes editoriales y a las noticias, así como a mis proyectos personales; la fotografía de noticias es financieramente difícil y es una verdadera lucha para establecerse, pero recientemente he estado trabajando con grandes medios como Save the Children y el Centro Pulitzer.

¿Qué es lo que hace a un buen fotoperiodista y cuál es el secreto para que tus fotos destaquen de las demás?

El cuidado y la comprensión son la clave, mientras que es importante empujarse siempre a sí mismo para entrar en escenarios interesantes, lo más importante es cómo se presenta al mundo y a las personas en tu historia. Tienes que ser sincero en tu empatía y en tu deseo de informar y fotografiar, especialmente si trabajas con personas vulnerables en zonas de crisis. Todavía soy nuevo en la industria, pero tengo que esperar que mis imágenes destaquen por la emoción que hay detrás de ellas.

¿Cuál ha sido el proyecto más desafiante en el que has participado?

El brote actual del virus Ébola en el este de la República Democrática del Congo es casi con toda seguridad la historia más difícil de cubrir. Frente a un virus tan cruel y a la forma en que destruye las comunidades, es difícil saber cómo empezar a contar la historia. Estoy de vuelta aquí por segunda vez este año y aunque los nuevos tratamientos están demostrando ser efectivos, el brote sigue en marcha. Intento centrarme en los trabajadores de la salud y su fuerza, ya que son la primera línea contra el virus y se enfrentan a enormes riesgos para contener el Ébola.

“No estoy seguro de que el mundo pueda cambiar, pero los periodistas son esenciales para asegurarse de que nadie ignore los problemas y crisis internacionales más importantes del momento”.

Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella
Fotografía: Hugh Kinsella

¿Cómo puede el fotoperiodismo seguir siendo relevante en la era de las redes sociales?

El fotoperiodismo se encuentra en una encrucijada, por un lado, tenemos una escena muy diversa, con fotógrafos de todas las regiones creando imágenes sorprendentes. Sin embargo, las tarifas están bajando y el número de puntos de venta dispuestos a arriesgarse y a encargar nuevos trabajos está disminuyendo, solo hay un puñado de revistas y sitios web en el mundo que se dedican al trabajo documental. Tener al fotoperiodismo tan valorado como la fotografía de moda, por ejemplo, sería asombroso para mantener su relevancia en el mundo digital.

Después de ser publicado por The New York Times y la BBC, ¿hay algún proyecto que aún no hayas hecho?

Al mismo tiempo que trabajo en noticias, también estoy trabajando en un par de proyectos personales, utilizando la manipulación de negativos de películas en salas oscuras para cuestionar ideas sobre la fotografía de reportaje. Sería fantástico poder centrarme más en ello.

Mi último proyecto para la BBC y el Centro Pulitzer, es también algo que me gustaría desarrollar y ampliar. Para ilustrar lo que Médecins Sans Frontières llama una crisis de salud desatendida de mordeduras de serpiente en África, hice retratos en estudio de serpientes venenosas en el Congo. Trabajar más sobre la vida silvestre y las historias ecológicas sería increíble.

¿Qué tiene la gente que te inspira a contar sus historias? ¿Crees que es posible cambiar el mundo una imagen a la vez?

Creo que traducir la historia y la situación de una persona en un retrato es, en última instancia, la mejor manera de relacionarse con ellos y permitir que todos se involucren a nivel humano. El fotoperiodismo consiste en traducir la empatía e intentar inspirar a alguien para que piense en un tema es la meta. No estoy seguro de que el mundo pueda cambiar, pero los periodistas son esenciales para asegurarse de que nadie ignore los problemas y crisis internacionales más importantes del momento.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • Me prendió
  • 6
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde