¡Espera un poco!
Read and listen

No tienes nada aún. ¿Ya viste lo nuevo en nuestra Store?

Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el fotógrafo Simone Cerio: “Es común pensar que una persona discapacitada no puede tener una relación…”
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio

Q&A con el fotógrafo Simone Cerio: “Es común pensar que una persona discapacitada no puede tener una relación…”

Words Mirangie Alayon

El fotógrafo italiano Simone Cerio comenzó a capturar imágenes como un hobby: se veía convirtiéndose en un veterinario al graduarse en la universidad, pero cada vez invertía más tiempo y dinero en ese hobby que en los exámenes. Un día se entregó a la suerte participando en un concurso fotográfico en el que terminó con algunos premios inesperados, y sabía que todo eso de ser veterinario iba a quedarse en el pasado. Desde entonces se ha convertido en un fotoperiodista y reportero que viaja por lugares como Afganistán, Estados Unidos, Grecia, Albania o Rusia y realiza editoriales para publicaciones italianas e internacionales.

Una de las series más hermosas, así como maravillosamente tiernas e íntimas de Cerio se titula Love Givers. Una de sus imágenes más icónicas está representada por dos mujeres semidesnudas acostadas en una cama. Disparada desde arriba, sugiere la intimidad casual de los amantes a largo plazo, pero una de ellas, Dbora, es la primera asistente sexual oficialmente sancionada en Italia, cuyo papel es “apoyar a las personas discapacitadas para que exploren sus prácticas íntimas”.

Ver las imágenes de la serie fotográfica nos lleva por un viaje físico y mental, pero sobre todo, por la búsqueda de un derecho: sentir placer en nuestros propios cuerpos, sin que importen las discapacidades. Muchos piensan que las personas con discapacidad no tienen necesidades sexuales, pero su aislamiento les causa profundos problemas psicológicos: es aquí donde entra la asistencia sexual, una técnica de acercamiento psicofísico a las personas con discapacidad, basada en masajes, besos, contactos visuales y estimulación erótica.

Gabriele Piovano, de 27 años, está afectado por la espina bífida, un trastorno que lo ha obligado a usar una silla de ruedas desde su nacimiento. Francesca y Nina también son testimonios de Love Givers, una campaña para regular la profesión de asistente sexual, una persona profesionalmente capacitada para prestar asistencia sexual a personas discapacitadas, y darles la oportunidad de tener esa experiencia.

Recientemente conversamos con Simone acerca de esta serie, y de cómo ha ayudado a desmontar estereotipos acerca de la sexualidad en personas discapacitadas, cuál es la historia que más recuerda durante el año que disparó estas imágenes y por qué la belleza a veces significa vernos a nosotros mismos reflejados fuera de nuestros cuerpos.

“Es común pensar que una persona discapacitada no puede tener una relación, y la sexualidad es un tabú para las personas discapacitadas también, pero este proceso mental proviene de un estereotipo social que relega a estas personas en una zona invisible. Es un poco como ser Edward Scissorhands: todos son ‘monstruos’ y no pueden amar. Partí de este dogma para intentar contar la historia desde otro punto de vista”.

"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio

Simone, ¡gracias por hablar con nosotros! Por favor, preséntate a nuestros lectores y cuéntanos la historia de cómo terminaste convirtiéndose en fotógrafo.

Vengo de hacer estudios veterinarios, me interesaban específicamente las ballenas y los delfines. Durante la universidad trabajé como fotógrafo solo para pagar me la educación, pero me era imposible cruzar esas dos pasiones. Así que decidí que si aprobaba un examen importante, dejaría de invertir tiempo y dinero en fotografía. Al final del verano pasé el examen y antes de renunciar por completo a la fotografía decidí hacer una muestra en el SI FEST (un festival de fotografía) con un proyecto realizado unos meses antes en Albany. Salí de allí con un contrato de un año con Parallelozero (una agencia fotográfica italiana) e incluso con un premio al mejor fotógrafo joven. Por supuesto que dejé la universidad para seguir mi sueño. Ahora desearía poder realizar un proyecto fotográfico sobre ballenas y delfines.

Hablemos de tu hermosa serie Love Givers. ¿Cómo te involucraste en este tema en particular? Los asistentes sexuales no son muy conocidos, y casi nunca se piensa en las personas con discapacidades cuando se trata de la sexualidad.

En ese momento todavía trabajaba con la agencia (ahora soy freelance), lo que me permitió ver una película que hablaba de este tema. Comencé a interesarme y fundé una asociación italiana que en ese momento estaba trabajando mucho para legalizar la figura de las asistentes sexuales en Italia. Es común pensar que una persona discapacitada no puede tener una relación, y la sexualidad es un tabú para las personas discapacitadas también, pero este proceso mental proviene de un estereotipo social que relega a estas personas en una zona invisible. Es un poco como ser Edward Scissorhands: todos son “monstruos” y no pueden amar. Partí de este dogma para intentar contar la historia desde otro punto de vista.

¿Cómo abordaste a tus sujetos y cómo fue el proceso de ganar su confianza para esta serie?

Esa asociación conocía a mucha gente dispuesta a exponerse, incluso mediáticamente. Me puse en contacto con dos de ellos, me pareció muy interesante mostrar el punto de vista de una mujer y de un hombre. Tenía en mente contar una doble sesión, una entre un hombre y una mujer, y otra entre dos mujeres. Era la única manera de permitir que la gente entrara en contacto directo con los principales temas relacionados con todo esto.

¿Estabas consciente desde el principio de los estereotipos y estigmas contra los que luchabas con una serie como esta?

Tal vez no al principio, pero sabía lo que no quería producir: una mirada intrusiva. Todo el mundo esperaba ver imágenes más fuertes y atrevidas, pero entendí que la asistencia sexual es una práctica holística: incluye masajes, estimulación erótica visual, palabras y caricias. No hay sexo real, ni penetración. Todo está dirigido a dar al sujeto involucrado una mayor conciencia de sí mismo y de su cuerpo. Por lo tanto, no tenía sentido poner toda la atención en el lado “sexual”, también porque no era realista. Mi elección fue la correcta porque me ha permitido llevar la historia a un nivel superior, eliminando inmediatamente ese estereotipo social de “contaminadores”. Pero no pude darme cuenta con antelación de esto. Entonces era más joven, pero sobre todo me movía por instinto. Ahora sería diferente, elegiría exactamente el mismo enfoque pero con más conciencia del mensaje que quiero lanzar.

“Este proyecto me obligó a involucrarme primero como ser humano y luego como profesional; definió mi forma de fotografiar: comunidades de personas que se desplazaban para modificar un estereotipo social, el uso de un lenguaje íntimo y la capacidad de proporcionar un documento visual extremadamente profundo. Este proyecto me permitió definir mejor mi identidad como artista”.

"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio
"Love Givers". Fotografía: Simone Cerio
“Love Givers”. Fotografía: Simone Cerio

Pasaste más de un año fotografiando estas imágenes. ¿Qué historia en particular recuerdas de todos esos días de rodaje?

Seguramente la de Francesca. Estaba muy emocionada e impresionada por su madre, es una persona extraordinaria. Uno de los principales problemas del tema es la falta de conciencia de los padres. A menudo no aceptan las necesidades de sus hijos, sexuales o no, pero principalmente relacionales. Inconscientemente los padres tratan a sus hijos como animales a los que no se les da la posibilidad de crecer desde el punto de vista de la madurez sexual. Creen que llamar a una prostituta a veces es suficiente. En cambio, nuestro cuerpo es un templo y como tal debe ser respetado, escuchado, sanado, comprendido, para que pueda ser útil para los demás a nuestro alrededor. La madre de Francesca se había dado cuenta de lo importante que era este aspecto.

¿Qué aprendiste de ti mismo como fotógrafo y como ser humano después de esta serie?

La fotografía es una forma de conocerse, de superar los límites. Esta historia, además de ser la que me dio más visibilidad, fue la primera en imponer un código para decodificar: me permitió dar un valor más profundo a las palabras “tiempo” y “enfoque”. Este proyecto me obligó a involucrarme primero como ser humano y luego como profesional; definió mi forma de fotografiar: comunidades de personas que se desplazaban para modificar un estereotipo social, el uso de un lenguaje íntimo y la capacidad de proporcionar un documento visual extremadamente profundo. Este proyecto me permitió definir mejor mi identidad como artista.

¿Crees que series como esta pueden ayudarnos a desmitificar los tabúes sexuales en torno a las personas con discapacidades y sus necesidades sexuales? ¿O crees que todavía estamos muy lejos de entender realmente la necesidad de asistentes sexuales?

La fotografía nos ayuda a identificarnos en una realidad común, así que estoy seguro de que puede ser útil destruir este tabú. No sé cuánto camino queda por recorrer, mi trabajo es dejar que la gente se detenga un rato, en un espacio definitivo, y piensen el mayor tiempo posible. La discapacidad pertenece a la esfera de lo “desconocido”, y todo lo que no conocemos nos asusta, por eso tendemos a ignorarlo o a mantenerlo lejos de nosotros. Es una forma antropológica de conservación, típica de la raza humana. Pero las imágenes ayudan a reformular todo lo que pensamos para saber sobre el mundo. Así que si mi trabajo puede ser útil para disminuir esta distancia, creo que vale la pena.

¿Qué significa la belleza para ti?

La capacidad de reconocernos en alguien o en otra cosa. Ver parte de ti fuera de ti. Eso es belleza para mí.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 14
    Me gustó
  • 1
    Me prendió
  • 53
    Lo amé
  • Me deprime
  • 4
    WTF!
  • 5
    Me confunde