CERRAR

En este momento es cuando más se necesitan los medios de comunicación independientes. ¿Nos apoyas? Lamentablemente, nuestros ingresos por publicidad se han visto afectados, una fuente crítica de financiamiento para nuestro funcionamiento. MOR.BO es una de estas plataformas de comunicación y convergencia cultural que entiende que mereces leer informes honestos y comprobados. Nuestro contenido siempre ha estado disponible gratuitamente; para seguir garantizando que continúe así, necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña, esta será muy valiosa para estos tiempos de crisis y el futuro. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1.

Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Q&A con el fotógrafo Alessandro Iovino: “Me encanta correr riesgos para traer algo nuevo”
Fotografía: Alessandro Iovino

Q&A con el fotógrafo Alessandro Iovino: “Me encanta correr riesgos para traer algo nuevo”

Words Mirangie Alayon

Alessandro Iovino es un fotógrafo freelance nacido y criado en Italia. Comenzó su carrera en el año 2013, tras obtener un diploma en fotografía en Londres y una licenciatura en Economía y Marketing, que dejó atrás para concentrarse en capturar el mundo a su alrededor, una actividad que sacia sus deseos de escapar y sentirse vivo.

En su trabajo, Alessandro trata de llevar su fotografía hasta lo más profundo de sí mismo, tratando de utilizarla como instrumento para descubrir sus obsesiones y a través de ellas contar historias con el más alto nivel de identidad personal y autoría.

Si bien se especializa en fotografía documental y en el reportaje corto, realmente el foco de su trabajo es darle importancia a las historias que elige, pues es contar la vidas de otros se encuentra a sí mismo como artista y como persona. Ha trabajado con medios internacionales como The New York Times, Le Monde, Huffington Post, The Guardian, Internazionale, La Stampa y muchos otros, pero hoy en día está centrado en proyectos a largo plazo: para Alessandro, a veces ser fotógrafo significa ir más despacio, reflexionar y profundizar mientras el mundo sigue girando.

Recientemente conversamos con él para conocer un poco de su visión como artista, por qué nunca pudo especializarse en negocios o marketing; por qué la belleza para él es algo más que estética, y qué habría hecho si no estuviera tras la lente de su cámara.

“Me encanta contar historias porque me encanta que me escuchen. Me encanta tomar fotos porque tengo el control de la situación y me siento bien. Me encanta el proceso detrás de la fotografía, me da la oportunidad de experimentar una y otra vez el proceso de investigación, la perseverancia y el trabajo duro que aparentemente no tiene como resultado inmediato el pensamiento común, pero que al final se convierte en algo verdadero no sólo para mí, sino también para todos los demás”.

Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino

Alessandro, ¡gracias por hablar con nosotros! Por favor, preséntate a nuestros lectores y cuéntanos la historia de cómo terminaste convirtiéndote en fotógrafo.

Creo que mi biografía puede responder muy bien a esto: “La gran fotografía no necesita etiquetas, se trata de cuestionarnos a nosotros mismos, de ser honestos en la respuesta y aceptarla… la fotografía se seguirá a sí misma. Una vez que lo sientas hecho, comienza el proceso una y otra vez”.

Me encanta contar historias porque me encanta que me escuchen. Me encanta tomar fotos porque tengo el control de la situación y me siento bien. Me encanta el proceso detrás de la fotografía, me da la oportunidad de experimentar una y otra vez el proceso de investigación, la perseverancia y el trabajo duro que aparentemente no tiene como resultado inmediato el pensamiento común, pero que al final se convierte en algo verdadero no sólo para mí, sino también para todos los demás.

No insisto en mí mismo, en lo que intento construir, en lo que amo, no porque sea sostenible, o hecho para durar, sino porque está ahí y para mí es necesario que viva a través de mi fotografía. Creo que si sigo yendo a un lugar muchas veces, eventualmente ese lugar se vuelve importante, tenga o no la capacidad de ser importante. Las historias, como las relaciones, no suceden porque las planifiques, sino porque vuelves al mismo lugar día tras día y después de un tiempo miras hacia arriba y te das cuenta de que has construido una efervescencia.

La fotografía es una oportunidad de ser a la vez testigo y narrador y de experimentar cosas que, si se guían por la atención, te llevan cada vez a otro nivel de conciencia y, por lo tanto, a tu fotografía.

No me gusta el camino seguro, me hace sentir como un cobarde e insatisfecho. Me considero un gran trabajador y un profesional fiable que entrega siempre a tiempo. Me encanta asumir la responsabilidad de la dirección de arte si se me da, pero soy capaz de vivir en un espacio con profesionalidad para lograr un gran resultado. Me encanta correr riesgos para traer algo nuevo. Y me siento muy cómodo en el proceso de edición que creo que es probablemente la parte más importante de la fotografía.

¿Qué te motivó a convertirte en fotógrafo, especialmente cuando tuviste la oportunidad de entrar en otras áreas, como los negocios y el marketing?

Supongo que todo viene de cuánto más ampliamente ves tu vida y cuáles son tus ambiciones. Muy pronto descubrí que no me gustaba estar atrapado en una vida dibujada por otra persona. Me encanta ser el protagonista de mi vida y poder decidir cómo manejarla y vivirla. Ser diferente en un mundo que está llevando a la igualdad es muy fácil, supongo, solo hay que abrir los ojos y no seguir a la manada.

Todo el mundo hoy quiere ser un emprendedor y ser parte del mundo de los negocios, al mismo tiempo que olvidamos nuestras raíces y de donde venimos, todos debemos recordar que no debemos olvidarnos de caminar, trabajar con nuestras manos, viajar, estar abiertos y estar en contacto con la naturaleza. No estamos en este planeta para estar frente a una laptop, esa fue la razón principal por la que aterricé a la fotografía. La curiosidad y el miedo al aburrimiento.

Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino
Fotografía: Alessandro Iovino

“En un mundo donde todo el mundo utiliza el teléfono para captar nada más que su vida, el verdadero papel de un buen fotógrafo es contar las historias de los demás, tomar fotos profundas y no momentos, cavar y ser parte de lo que se cuenta, olvidar que somos fotógrafos pero sentirnos honrados de haber ganado un trabajo en el que se puede experimentar muchas vidas con solo llevar una cámara”.

¿Qué papel desempeñan los fotógrafos profesionales en una época en la que, en esencia, todos los que tienen un teléfono inteligente son fotógrafos?

Una vez más, todo es cuestión de perspectivas. En mi opinión, en un mundo donde todo el mundo utiliza el teléfono para captar nada más que su vida, el verdadero papel de un buen fotógrafo es contar las historias de los demás, tomar fotos profundas y no momentos, cavar y ser parte de lo que se cuenta, olvidar que somos fotógrafos pero sentirnos honrados de haber ganado un trabajo en el que se puede experimentar muchas vidas con solo llevar una cámara.

El fotógrafo de hoy en día necesita destacarse entre una multitud de miles de millones de personas que están mirando hacia abajo en su teléfono, probablemente fotografiando sus pies. Tenemos la suerte, en mi opinión, de que haya tantos usuarios, que entre la masa de usuarios se puede destacar a un gran fotógrafo.

La mayor parte de su trabajo es sobre Italia, su cultura y sus costumbres. ¿Qué es lo siguiente para ti? ¿Qué te gustaría fotografiar que aún no has tenido la oportunidad de hacer?

Ahora me estoy centrando en una serie de tres historias en Suráfrica, me encantaría preparar mi primer libro al final de la misma, que es mi objetivo y sueño futuro y estoy trabajando duro en términos de tiempo y creación de redes.

¿Qué es la belleza para ti y cómo logras expresar esa belleza en tus fotos?

La belleza para mí no existe realmente, lo que es importante es capturar algo que cuando se ve una y otra vez nunca te dará la misma respuesta sino más bien más preguntas. Para hacer eso supongo que la intimidad es la clave. No te conformes con una buena foto, no te conformes con una imagen estética y luego te vayas, sino quédate una y otra vez, regresa al mismo lugar muchas veces y eventualmente ese lugar se convertirá en algo importante no solo para ti.

Si no fueras fotógrafo, ¿qué serías?

Habría trabajado con animales o perros. ¡Acabo de darme cuenta de eso!

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 3
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde