NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

   

Regístrate en nuestra store y obtén un 20% OFF en nuestra merch exclusiva.

Ir a la store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Film / TV Perspectives

“Learning to Skateboard in a Warzone”, el documental ganador del Oscar que empodera a niñas en Afganistán

"Learning to Skateboard in a Warzone (If You're a Girl)". Fotografía: Skateistan
Words mor.bo

En 2007, un australiano desaliñado llegó a Kabul con poco más que una bolsa de ropa y tres patinetas. Mientras trabajaba durante el día, Oliver Percovich prestaba sus monopatines a adolescentes afganos para que jugaran con ellos, y que pronto se convirtieron en los primeros skaters del país; y al observar que el skateboarding atraía la atención positiva de los jóvenes de diversas etnias y géneros, Percovich decidió llevar más patinetas a Afganistán en su próximo viaje, y en última instancia, establecer la primera escuela de skateboarding del país, con el objetivo de proporcionar a la juventud afgana una comunidad segura y una salida a su ansiedad de vivir en un país en constante conflicto.

Hoy en día, la organización sin fines de lucro de Percovich es conocida en todo el mundo como Skateistan, y desde entonces se ha expandido, abriendo escuelas y centros comunitarios en Camboya y Sudáfrica. En el 2015, Skateistan recibió el premio Laureas Sport for Good, y un año después se clasificó como la 65ª organización sin fines de lucro más importante del mundo, ayudando a tocar las vidas de decenas de miles de niños en todo el mundo.

El filme Learning to Skateboard in a Warzone (If You’re a Girl), que ganó el Oscar el pasado domingo en la categoría de Corto Documental, cuenta la historia de una de las escuelas de Skateistan en Kabul, que está dedicada a enseñar a niñas y adolescentes cómo manejarse sobre una patineta.

“Esta película es mi carta de amor a las valientes niñas de ese país”, dijo la directora del documental, Carol Dysinger, al aceptar el premio junto a la productora Elena Andreicheva en la ceremonia del domingo. “Enseñan a las chicas a ser valientes, a levantar la mano, a decir que estoy aquí, que tengo algo que decir y que voy a tomar esa rampa, no intenten detenerme”.

En la película, las chicas agarran sus skateboards, se muerden los labios y juegan con las ruedas. Las vemos aprendiendo a dar pequeñas vueltas alrededor de conos de tráfico, y la tensión es palpable. Podría ser un campamento de verano en cualquier otro lugar, pero estas niñas llevan pañuelos en la cabeza bajo grandes cascos, están vestidas con ropas largas y modestas, y la pista de patinaje está escondida detrás de altos muros en la capital afgana, Kabul, por la propia seguridad de las niñas.

Las niñas de la película asisten a un programa de vuelta a la escuela con 3 horas diarias de instrucción educativa, con el objetivo de preparar a quienes aún no están dentro del sistema de la educación formal para matricularse en la escuela pública, junto con sesiones regulares de patinaje. En el filme, se sientan ante una cámara y hablan de sus vidas: una dice que vendió chicles en las calles antes de que la llamaran para que se uniera a la escuela de Skateistan. Otra estudiante dice que vendía té.

"Learning to Skateboard in a Warzone (If You're a Girl)". Fotografía: Skateistan
“Learning to Skateboard in a Warzone (If You’re a Girl)”. Fotografía: Skateistan

En una ciudad en donde los atentados con coches bomba, secuestros y violencia contra las mujeres desprotegidas por hombres poderosos es común, estas niñas ya son sobrevivientes inesperadas. Durante el filme, los espectadores son invitados a involucrarse con el progreso de las estudiantes: a que aprendan trucos, cómo ponerse de pie, cómo deslizarse. En un momento de espera, su maestra, una mujer afgana con las mangas arremangadas, consigue que cuatro niñas se acuesten en el suelo antes de bajar a toda velocidad por una rampa y volar por el aire sobre ellas. Pero los límites de la libertad de las niñas a través del skateboarding son claros. Una le dice a la cámara: “No quiero crecer para poder patinar por siempre”.

“Lo que intentamos hacer es dar a las niñas un lugar donde se sientan seguras, donde puedan expresarse y explorar sus propios intereses”, dice Jessica Faulkner, portavoz de Skateistan. “Y lo unimos a la patineta, que les ayuda a aumentar su resistencia, su establecimiento de objetivos, su determinación y a divertirse mucho al mismo tiempo”.

Dale un vistazo al trailer de Learning to Skateboard in a Warzone (If You’re a Girl) a continuación:

MOR.BO es un medio independiente creado por un colectivo de periodistas. Nuestra independencia y autonomía editorial nos permite ofrecer reportes y análisis intrépidos. Tienes el poder de apoyarnos en estos tiempos económicos volátiles y ayudar al financiamiento de nuestra plataforma con una pequeña contribución. Apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1. También puedes contribuir adquiriendo nuestra merch exclusiva en nuestra Contemporary Store.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 3
    Me gustó
  • Me prendió
  • 10
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE