NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH         NEW STORE         NEW MERCH
CLOSE

Contemporary Store

   

Regístrate en nuestra store y obtén un 20% OFF en nuestra merch exclusiva.

Ir a la store 🔥
Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Greta Thunberg a los líderes mundiales por la crisis climática: “Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías”

Greta Thunberg en las Naciones Unidas el día de hoy. Fotografía: Reuters
Words mor.bo

La activista adolescente sueca Greta Thunberg aterrizó en los Estados Unidos a principios de este mes, y desde entonces ha estado inyectado un sentido de urgencia muy necesario en la conversación sobre la crisis climática: su movimiento de huelga climática llegó a su punto culminante el pasado viernes cuando más de 4 millones de personas alrededor del mundo protestaron para hacer escuchar sus voces a líderes mundiales sordos ante la gravedad de los cambios que están ocurriendo en el planeta. Tal como dice Greta, nuestra casa está en llamas, y el tiempo para apagar el fuego está disminuyendo.

El movimiento juvenil por el clima ha tenido un gran impacto en poco más de un año, y la huelga solitaria de Thunberg a las afueras del parlamento sueco se ha convertido en un monstruo mundial: más de 1,5 millones de jóvenes adultos participaron en una huelga climática mundial en marzo, y el viernes volvieron a estar en las calles en más de 3.000 huelgas en 150 países de todo el mundo. Sus cinco reivindicaciones principales están dirigidas a cambiar rápidamente el mundo para evitar una catástrofe climática, y están pidiendo a los adultos que se unan a ellas.

En un discurso dado la semana pasada ante el Congreso de los Estados Unidos, Thunberg se inspiró en las palabras de Martin Luther King, Jr., para resaltar la urgencia de que de una vez por todas haya políticas para proteger al planeta.

“También tengo un sueño: que los gobiernos, los partidos políticos y las empresas comprendan la urgencia de la crisis climática y ecológica y, a pesar de sus diferencias, se unan como lo harían en una emergencia y tomen las medidas necesarias para salvaguardar las condiciones de una vida digna para todos los habitantes de la Tierra. Porque entonces nosotros, los millones de jóvenes en huelga en las escuelas, podríamos volver a la escuela. Tengo el sueño de que la gente en el poder, así como los medios de comunicación, empiecen a tratar esta crisis como la emergencia existencial que es. Para poder volver a casa con mi hermana y mis perros. Porque los extraño. De hecho, tengo muchos sueños. Pero estamos en el año 2019. Este no es el momento ni el lugar para soñar. Este es el momento de despertar. Este es el momento de la historia en el que tenemos que estar bien despiertos”.

Después de la multitudinaria manifestación del pasado fin de semana, Thunberg se dirigió hoy a los líderes del mundo en la Cumbre de la Acción Climática que se está desarrollando en la sede de las Naciones Unidas en Nuea York, en un discurso donde se vio a la adolescente de 16 años visiblemente emocionada y enojada, afirmando que las generaciones que más han contaminado el planeta son los que menos responsabilidad han tomado con respecto a los impactos extremos del cambio climático.

“Todo esto está mal. No debería estar aquí arriba. Debería estar de vuelta en la escuela al otro lado del océano, pero todos ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza. ¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. No dejaremos que se salgan con la suya. Aquí mismo, ahora mismo es donde trazamos la línea”, dijo Thunberg, y agregó que los planes que los líderes revelarán no serán suficientes para responder al ritmo del calentamiento del planeta.

“Estamos en el comienzo de una extinción masiva y de lo único de lo que hablan es de dinero y cuentos de hadas sobre un crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?”

El secretario general de la ONU, António Guterres, había advertido a los gobiernos antes del evento que tenían que ofrecer planes de acción para poder hablar en la cumbre, cuyo objetivo es impulsar el Acuerdo de París de 2015 para combatir el calentamiento global. En su discurso de apertura, trató de captar la urgencia del cambio climático y llamó a la industria de los combustibles fósiles. “La naturaleza está enojada. Y nos engañamos a nosotros mismos si pensamos que podemos engañar a la naturaleza, porque la naturaleza siempre contraataca, y en todo el mundo la naturaleza contraataca con furia”, dijo.

“Hay un costo para todo. Pero el mayor costo es no hacer nada. El mayor costo es subvencionar una industria de combustibles fósiles que está muriendo, construir más y más plantas de carbón y negar lo que está claro como el día de hoy: que estamos en un profundo agujero climático, y que para salir primero debemos dejar de excavar”.

Donald Trump, un negador del cambio climático que ha deshecho todas las regulaciones importantes de EE.UU. dirigidas a combatirlo, hizo una breve aparición en la audiencia de la cumbre junto con el Vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado Mike Pompeo. No habló, pero escuchó los comentarios de la canciller alemana, Angela Merkel, y del primer ministro indio, Narendra Modi. Su aparición furtiva no le hizo mucha gracia a Thunberg:

Durante la cumbre de hoy, Thunberg también presentó junto a otros 15 activistas adolescentes una demanda histórica contra cinco de los principales contaminadores de carbono del mundo, alegando que los países están violando sus derechos como niños: la acompañan Chiara Sacchi, Catarina Lorenzo, Iris Duquesne, Raina Ivanova, Ridhima Pandey, David Ackley III, Ranton Anjain, Litokne Kabua, Deborah Adegbile, Carlos Manuel, Ayakha Melithafa, Ellen-Anne, Raslen Jbeili y Carl Smith. Si la demanda tiene éxito, las Naciones Unidas clasificarían la crisis climática como una crisis de los derechos del niño. Y lo que es más importante, obligaría a Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía (los cinco países nombrados en la demanda… ¿dónde están Estados Unidos y China?) a trabajar con otras naciones para buscar la reducción de emisiones de carbono, un cambio radical con respecto a los esfuerzos internacionales actuales que hasta ahora han logrado absolutamente nada.

La demanda, presentada en nombre de los jóvenes por el bufete internacional de abogados Hausfeld, sostiene que los gobiernos del mundo están violando los derechos de los niños en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. La convención redactada en 1989 es el tratado de derechos humanos más firmado jamás elaborado y establece los derechos inalienables de los niños, e incluyen, entre otros, el derecho a la vida, a la salud y a la paz, derechos que el cambio climático está cambiando.

Con impactos climáticos como el clima extremo, el deshielo del permafrost y el aumento del nivel del mar desarrollándose mucho más rápido de lo esperado, los científicos dicen que la urgencia de la crisis se ha intensificado desde que se firmó el acuerdo de París. El acuerdo entrará en una fase crucial de implementación el próximo año después de otra ronda de negociaciones en Chile en diciembre, pues las promesas hechas hasta ahora bajo el acuerdo están lejos de ser suficientes para evitar un calentamiento catastrófico, y el año pasado las emisiones de carbono alcanzaron un récord.

Si bien algunos países han progresado, algunos de los mayores emisores siguen estando muy por detrás, a pesar de que los incendios forestales, las olas de calor y las temperaturas récord han permitido vislumbrar la devastación que podría deparar un mundo más cálido. En una medida de la brecha entre la acción de los gobiernos y las alarmas cada vez más fuertes de los científicos del clima, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo dijo que 14 naciones, que representan una cuarta parte de las emisiones mundiales, han señalado que no tienen la intención de revisar los planes climáticos actuales para 2020.

MOR.BO es un medio independiente creado por un colectivo de periodistas. Nuestra independencia y autonomía editorial nos permite ofrecer reportes y análisis intrépidos. Tienes el poder de apoyarnos en estos tiempos económicos volátiles y ayudar al financiamiento de nuestra plataforma con una pequeña contribución. Apóyanos desde tan solo CLP 1.000 o un USD 1. También puedes contribuir adquiriendo nuestra merch exclusiva en nuestra Contemporary Store.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 1
    Me gustó
  • 3
    Me prendió
  • 18
    Lo amé
  • 2
    Me deprime
  • 1
    WTF!
  • Me confunde
NIGHT MODE DAY MODE