Coronavirus
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Perspectives

Colombia protesta ante la brutalidad policial tras el asesinato del abogado Javier Ordóñez

Manifestantes empujan y destruyen una camioneta de la Fiscalía General durante una protesta contra la muerte de un abogado bajo custodia policial, en Bogotá el 9 de septiembre de 2020. Fotografía: Juan Barreto/AFP
Words Carlos Turmero

La pandemia no ha sido el único suceso que ha definido a este año tan complicado, las diversas protestas por la brutalidad policial se han convertido en un movimiento global que lleva muchos años de lucha dentro de los Estados Unidos pero no fue sino hasta el asesinato de George Floyd que muchas naciones revisaron cada una de sus situaciones particulares y se dieron cuenta de que este es unos de los grandes problemas que enfrenta la sociedad actual.

Este miércoles fue noticia a través de diversos medios de comunicación, las protestas y disturbios que se suscitaron en Colombia, específicamente en la ciudad de Bogotá, luego de que se diera a conocer la muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 46 años que fue sometido con brutalidad y el uso repetido de una pistola eléctrica taser por dos policías en la capital colombiana, quienes fueron separados de sus cargos luego de que el video se difundiera a través de las redes sociales.

Publicidad

“Por favor, ya”, “agente, le ruego”, fueron las frases que dijo el hombre cuando estaba inmovilizado por dos agentes en una calle del barrio Santa Cecilia, en el occidente de la capital colombiana de acuerdo con ABC, lo que provocó la indignación entre los ciudadanos que protestaron frente a los Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía. Al grito de “asesinos, asesinos”, unas 300 personas, en su mayoría jóvenes, lanzaron piedras, pintura y otros objetos contra el comando del barrio Villa Luz, en el oeste de Bogotá, al que estaban asignados los dos policías implicados en el hecho. Los manifestantes atravesaron ramas de árboles en la vía pública y algunos usaron las patinetas en las que llegaron hasta el lugar para golpear los vidrios del cuartelillo policial mientras un escuadrón antimotines intentaba poner orden en la situación.

Los enfrentamientos entre los uniformados y los manifestantes se prolongaron hasta bien entrada la noche no solo en Bogotá sino también en otras ciudades como Cali y Medellín. En la capital colombiana grupos de manifestantes prendieron fuego a los CAI de barrios como La Gaitana, Castilla, Kennedy, La Soledad, Ciudad Berna, Ciudad Roma y Usme, y además quemaron canastas de basura, motocicletas de la policía, e incluso volcaron y destruyeron camionetas de esa institución y de la Fiscalía.

Un policía antidisturbios patea a un demoníaco durante una protesta contra la muerte de Javier Ordóñez bajo custodia policial, en Bogotá el 9 de septiembre de 2020. Fotografía: Juan BARRETO / AFP
Una mujer coloca un cartel en una comisaría de policía durante una protesta contra la muerte de Javier Ordóñez bajo custodia policial, en Bogotá el 9 de septiembre de 2020. Fotografía: Juan BARRETO / AFP

En el sector de Bosa, en el sur de la ciudad, fue incendiado un autobús del Sistema Integrado de Transporte Público y en el barrio de La Gaitana, que hace parte de la populosa localidad de Suba, en el noroeste, una multitud hizo volcar otro autobús. Según denuncias ciudadanas, al menos dos hombres fueron heridos de gravedad por la Policía durante los desmanes de esta noche, uno en Suba y otro en el barrio El Tintal.

Todas estas protestas dejaron un saldo de siete personas fallecidas, de acuerdo con una reciente declaración del titular del Ministerio de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo. El reporte fue confirmado por el director general de la Policía Nacional (E), mayor general Gustavo Alberto Moreno Maldonado. A las cinco personas que presuntamente murieron a manos de la Policía, se sumaron dos personas que permanecían en centros médicos y perdieron la vida durante las últimas horas. La violenta jornada dejó también más de 140 heridos así como 53 comandos policiales vandalizados y numerosos vehículos dañados, incluyendo patrullas y buses del sistema de transporte público.

El ministro también ofreció una recompensa “de hasta 50 millones de pesos colombianos (más de USD $13.000) por información que conduzca a la captura de los autores del homicidio de cinco personas durante esta jornada violenta en Bogotá y el municipio de Soacha, así como de los responsables de hechos de vandalismo”, de acuerdo con la BBC.

El general Jorge Luis Vargas, director de seguridad ciudadana de la Policía dijo este jueves que entre los siete muertos hay un menor de edad de 17 años. Llegó herido con arma de fuego a un hospital y falleció. Agregó que junto a la Fiscalía General de la Nación están verificando las identidades y edades de las personas. Por otra parte, el ministro de la defensa también informó del inicio del proceso penal en contra de los agentes presuntamente responsables de la muerte de Ordóñez.

¿Quién era Javier Ordóñez?

Javier Ordóñez era ingeniero aeronáutico de la Universidad Los Libertadores y adelantaba también estudios en una nueva carrera, Derecho, en la cual cursaba el último semestre en la Universidad La Gran Colombia, que costeaba con las ganancias de su trabajo como taxista. Ordóñez era padre de dos niños de corta edad, quienes ahora quedaron huérfanos de padre.

Juan David Uribe, amigo del fallecido, dio su testimonio de lo ocurrido a Noticias RCN, señalando que en un principio él y sus dos amigos estaban en un apartamento y posteriormente salieron a la calle comprar algo de licor, cuando fueron abordados por la policía.

“Para nada estábamos en una riña, estábamos tomando unos tragos, bajamos, fuimos a comprar más licor y ahí en la 77, que él vive en ese conjunto, cerca a la 53, llegó la policía. Uno de los uniformados pidió papeles, nosotros los entregamos, y dijo ‘de esta no se me salva’ y él le dijo ‘póngame el comparendo si quiere’, creo que ya tenían alguna rencilla, no sé”.

La muerte de Ordóñez también evocó el caso del joven Dilan Cruz, quien murió el pasado 25 de noviembre en una clínica de Bogotá dos días después de ser herido en la cabeza por un disparo de perdigones de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuando participaba en una de las protesta sociales.

Ordóñez se suma a la lista de las víctimas por brutalidad policial que ha dejado este 2020, un problema que cada vez va tomando más relevancia con cada hecho que se suscita. Según el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, en lo que va de año la Alcaldía ha recibido 137 denuncias por “presunto uso excesivo de la fuerza, de posibles vulneraciones de derechos humanos por parte de la Policía” en la ciudad.

Apoya el periodismo abierto e independiente de MOR.BO. El 2021 ha sido un año de serios desafíos y dificultades. Puedes ayudar a mantener nuestros informes de alto impacto realizando una compra en nuestra MOR.BO Contemporary Store que cuenta con objetos de edición limitada.

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • Me gustó
  • Me prendió
  • Lo amé
  • 1
    Me deprime
  • WTF!
  • Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE