CERRAR

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés.

Mental Health
¡Espera un poco!
Read and listen
Ayy, close that door, we blowin' smoke
Lists Perspectives Pride

5 claves para entender mejor la bisexualidad

La bandera bisexual. Imagen: Wikimedia
Words Mirangie Alayon Reading 6 minutos

Todas las letras de la familia LGBTQIA+ tienen sus propios retos, y ser bisexual no es diferente: si te identificas como bisexual, es posible que te hayas enfrentado a algunos de los retos que conlleva esa identificación. El borrado de la identidad bisexual, el no sentirse lo suficientemente gay o heterosexual y la falta de comprensión general pueden hacer que te sientas desanimado. De hecho, la comunidad bisexual se enfrenta a mayores índices de ansiedad y depresión que las comunidades heterosexual, gay y lesbiana.

Sin embargo, a pesar de innumerables testimonios, así como de los estudios científicos que confirman que la bisexualidad es legítima, mucha gente sigue sin estar convencida de que una persona pueda ser algo más que hiperpolarizada en lo que respecta a la atracción sexual. La comunidad bisexual se enfrenta a mucha incomprensión, tanto por parte de la comunidad heterosexual como de la homosexual. Por ello, existen algunos mitos y concepciones erróneas sobre lo que realmente significa ser bisexual; pero hoy vamos a identificar algunas claves que ayuden a las personas a explicar de una vez por todas la bisexualidad como identidad.

Publicidad

1 ¿Qué es la bisexualidad?

Primero que nada, para entender la bisexualidad, hay que aceptarla como una identidad válida, porque lo es. El Centro de Recursos Bisexuales define la bisexualidad en sentido amplio como “las personas que experimentan una atracción física, emocional, sexual y romántica por personas de más de un género”: si bien el término antaño definía a personas que se sentían atraídas por hombres y mujeres por igual, en los últimos años el “bi” en bisexualidad se refiere a las personas que comparten nuestro género y las que no. Así que hoy en día la bisexualidad es un término “paraguas” para algunas orientaciones diferentes, como pansexual, omnisexual y sexualmente fluida. Identificarse como bisexual no significa que haya que tener experiencias sexuales o románticas con varios géneros; basta con sentirse atraído. Así que cuando alguien te dice que es bisexual, eso eso significa que le atraen las personas que comparten su género y las personas de géneros diferentes, independientemente de con quién salga. Y esa sexualidad no es “mitad gay, mitad hétero”, pues esto borra a las personas de otros géneros o identidades.

2. La bisexualidad no es “una fase”, “indecisión” o promiscuidad

“No eres bisexual, solo tienes miedo de admitir que eres gay”. “No eres bisexual, estás confundido y solo quieres acostarte con todo el mundo”. ¿Has pensado o dicho alguna vez un comentario como estos? Tienen una cosa en común: asumes que conoces la sexualidad de una persona bi+ mejor que ella. Pero incluso si alguien todavía está averiguando su sexualidad, sabe más sobre sí misme que tú, y no estás ayudando con este tipo de discriminación estereotipada. Aunque la identidad sexual puede cambiar a lo largo de la vida, nada es “solamente una fase”. Etiquetarlo así hace que parezca que la bisexualidad no es real y le quita importancia a las experiencias de las personas que se identifican de esta manera. Recordemos que las identidades sexuales no son fijas, y el hecho de cambiar por quién sientes atracción no borra lo que eras antes. Identificarse como bisexual no significa que no puedas decidir si eres gay, lesbiana o heterosexual. No acusarías a alguien a quien le gusta tanto el helado como la pizza de ser indeciso, así que, ¿por qué es diferente en el caso de la sexualidad? Dejemos estas nociones en el pasado, al igual que la idea de que la bisexualidad es sinónimo de promiscuidad: al igual que los demás, les bisexuales tienen la capacidad de discernir quiénes les gustan y quiénes no.

3. Las personas bisexuales no son homosexuales o heterosexuales dependiendo de su pareja

Si te identificas como bisexual y tienes una relación con alguien de tu mismo género, eso no te convierte en homosexual. Lo mismo ocurre si tienes una relación con alguien del género opuesto al tuyo: eso no te convierte en heterosexual. Puedes seguir siendo bisexual de cualquier manera: tu familia, tus amigos y tus colegas pueden suponer tu sexualidad en función del género de tu pareja, pero esas suposiciones serán erróneas. Muchas de estas ideas provienen de simples malentendidos, o de intentar encajar a la gente en categorías que entran en la concepción errónea de lo binario masculino y femenino, homo o hétero: las identididades sexuales y la atracción van más allá de estas ideas, y salir con personas de distintos géneros no altera la identidad bisexual de alguien.

4. Bifobia y el borrado de la bisexualidad

Parece difícil creerlo, pero hoy en día la bisexualidad es una de las identidades que cuentan con mayores reacciones negativas, tanto de la sociedad en general como de la misma comunidad LGBTQI+. Muchos mantienen la creencia incorrecta de que la bisexualidad no es algo real, y las personas bisexuales pueden sentir que, cuando tienen una relación, se cuestiona o se ignora su atracción por otros géneros. La bifobia se refiere a la discriminación general contra cualquier persona que sea bisexual: aunque representan el grupo más numeroso dentro del espectro LGBTQI+, las personas bisexuales experimentan altos índices de discriminación tanto por parte de la comunidad heterosexual como de la comunidad queer. Esta discriminación puede ser obvia, en forma de comentarios bifóbicos, o puede ser menos obvia, como sentir que te dejan fuera de las comunidades por el género de tu pareja: en ciertos círculos, las personas bisexuales no son ni suficientemente hétero ni suficientemente gay, pero tengan por seguro que son tan válidos como cualquier otro grupo del amplio espectro de identidades de género y sexualidad que conforman la comunidad LGBTQI+.

Publicidad

5. ¿Cómo saber si eres bisexual?

Introducir la fecha, la hora y la ciudad de tu nacimiento en una página web de astrología no te dirá si eres bisexual. Tampoco lo hará un análisis de sangre, un hisopo nasal o un test online porque no es una enfermedad ni un diagnóstico. Lo que ocurre con la bisexualidad es que no hay que marcar ciertas casillas ni responder a una serie de preguntas de una manera determinada para poder optar a ella. Pero si te haces preguntas como: ¿El término bisexual me da una sensación de comodidad? ¿La idea de ser bisexual o de identificarme como tal me hace feliz? ¿Me hace sentir bien? ¿El término bisexualidad me da una sensación de desafío, de comunidad o apoyo? Si respondes afirmativamente a alguna de las preguntas anteriores, usa el término como parte de tu identidad. Es absolutamente válido.

Gracias por leer nuestros informes. El periodismo independiente no se financia solo. Necesitamos de tu apoyo con una contribución, ya sea grande o pequeña. No importa en qué parte del mundo estés, apóyanos desde tan solo CLP 1.000 por WebPay (si estás en Chile) o un USD 1 por PayPal (si estás fuera de Chile).

Despues de leer, ¿qué te pareció?

  • 5
    Me gustó
  • 2
    Me prendió
  • 12
    Lo amé
  • Me deprime
  • WTF!
  • 4
    Me confunde
   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido   wait! cargando más contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar
NIGHT MODE DAY MODE